¿Te acuerdas de lo fácil que era hacer helados clavando un palito en el yogur y dejándolo en el congelador?

¿Te acuerdas de lo fácil que era montar tu propio jardín con una judía, algodón húmedo y un envase de yogur?

¿De pequeño eras de los que siempre dejaba la tapa del yogur limpia y reluciente?

¿Te acuerdas de cuando jugar era tan sencillo como unir dos envases de yogur con una cuerda?

¿Te acuerdas de lo fácil que era 'hacerse el mayor' con solo beber un vaso de leche?

¿Te acuerdas de los nervios que nos entraban con solo pensar en la vuelta al cole?

¿Te acuerdas de lo que disfrutábamos aquellas meriendas de pan tostado con mantequilla y azúcar? ¡Un caprichito que todavía te puedes dar de vez en cuando!